alfredo_640x640-1

Dr. Alfredo Núñez: Mejorando la estructura ferroviaria del país.

4 Posteado por - 31 mayo, 2017 - Ciencia Migrante

Perfiles de Investigadores Chilenos en el Extranjero. Colaboración de RECH, Redes Chilenas:

Alfredo Núñez Vicencio es magister e Ingeniero Civil Eléctrico de la Universidad Chile. Recibió el grado de Doctor en Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Chile en Enero del 2010, traReChbajando junto a los profesores Doris Sáez Huichapan y Cristian E. Cortes. Su tesis de doctorado la realizó en la modelación y control dinámico de sistemas en ingeniería de  transporte: taxis compartidos y buses. A la vez, hizo un postdoctorado enfocado en control de problemas de optimización de gran escala, control dinámico de tráfico en autopistas y tráfico urbano, esto bajo la supervisión del profesor Bart De Schutter en el Delft Center for Systems and Control, Delft University of Technology, en Delft, Países Bajos.

Desde Febrero del 2013, Alfredo pertenece a la Sección de Ingeniería Ferroviaria de la Delft University of Technology, ubicada en la facultad de Ingeniería Civil y de Ciencias de la Tierra. Actualmente es profesor asistente, y trabaja en temáticas relacionadas al monitoreo y modelación de infraestructura ferroviaria, junto a su equipo de tres investigadores de doctorado y los profesores Zili Li y Rolf Dollevoet.

“Mi trabajo en ingeniería ferroviaria se enfoca en cómo podemos influir en el desempeño de los sistemas ferroviarios con mejoras en la infraestructura. Estos sistemas pueden ser trenes de alta velocidad, trenes convencionales entre ciudades, tranvías, metros y trenes rurales. Aumentar la puntualidad del servicio, mejorar la eficiencia energética y logística, tener un sistema ferroviario robusto frente a las adversidades inesperadas pero que también sea capaz de predecir los prRed IN-NL Logooblemas que se vienen, que se autoajuste aprendiendo de las lecciones del pasado, y a la vez sea capaz de mantener costos acotados y garantizar los estándares de seguridad y disponibilidad. En general los sistemas de transporte son así, con múltiples objetivos, todos importantes que muchas veces se contraponen unos a otros: usuarios que quieren un mejor servicio,  autoridades de transporte y operadores que buscan una mayor puntualidad pero que tienen presupuesto limitado, empresas prestadoras de servicios que además de cumplir con los contratos buscan maximizar beneficios económicos, un gobierno que influye mediante políticas de transporte todo el funcionamiento del sistema incluyendo subvenciones, según lo que los usuarios están dispuestos a pagar por reducir sus tiempos de viaje (finalmente los impuestos los pagamos todos, ¿no?). En la práctica, este tipo de problema es equivalente a mantener muchos platillos chinos girando a la vez, que si dejas de prestar atención a uno, te puede botar todos.”, señala Alfredo.

 “Dentro de lo que más me gusta de mi trabajo es que al pertenecer a una sección de ingeniería podemos investigar los problemas actuales y desafíos tecnológicos futuros de la industria ferroviaria. Usamos resultados teóricos como base, modelos complejos que explican muy bien la degradación debido a la interacción entre los trenes y la infraestructura, pero a la vez una gran porción de nuestro trabajo se basa en mediciones reales de la condición de las vías férreas (mediciones que muchas veces nosotros mismos tomamos). Nuestro objetivo es facilitar la implementación de nuevas soluciones, desde la medición hasta generar el reporte práctico que puede influir la toma de decisiones de por ejemplo el tipo de mantenimiento que es más conveniente hacer, donde, cuando y como. Uno de los sistemas que estamos desarrollando analiza las vibraciones del eje del tren en servicio  y estima donde están los defectos y que tan severos son. Como cuando la rueda de un auto pasa por encima de un “evento”, nosotros registramos esta vibración y la relacionamos a algún tipo de defecto. Lo interesante de este sistema es que puede instalarse en trenes de pasajeros, por lo que extiendes la funcionalidad convencional de un tren: no solo transportas gente o carga, sino que además recolectas información sobre los problemas que tienes en la vía férrea. El sistema ha sido probado en un tranvía cerca de Sheffield, en un tren rural cerca de Brasov en Romania y extensivamente en la línea convencional de Los Países Bajos. De hecho, hace un par de días, supimos que el administrador de la infraestructura holandesa quiere que midamos los más de 6500 kilómetros de sus vías férreas. Un problema del tipo Big Data, muchos terabytes de información desde distintos sensores, que tiene que visualizarse fácilmente para poder hacer uso de la tecnología, procesarse con una velocidad adecuada, y asegurar el valor y la veracidad de la información entregada.”

Parte del trabajo de Alfredo también incluye la docencia. En ingeniería ferroviaria enseña en los cursos Cápita Selecta Ferroviaria y en Manejo de Componentes Ferroviarias. También hace clases en el curso Sistemas de Control basados en Conocimiento, el cual es transmitido vía teleconferencia a las universidades de Eindhoven y Twente.  Sobre la docencia, Alfredo indica que “lo que más disfruto es cuando mis estudiantes entienden los conceptos mejor que yo, y especialmente cuando los veo explicándose entre ellos las soluciones de los ejercicios, en un lenguaje mucho más efectivo que el que yo ocupo”.

Sobre las lecciones aprendidas en su especialidad que aplican a Chile: “Lo que he aprendido en los últimos años es en valorar la infraestructura de transporte y entender la complejidad que tiene el manejarla. La infraestructura parece ser un ente súper estático, casi que no se mueve si lo miras durante un minuto, o una hora, o un día. Pero si comparas su condición en una escala de tiempo mayor (meses o años), puedes fácilmente observar cómo se va degradando y como te pide (a veces a gritos) que le hagan un buen mantenimiento. En Chile, observo la tendencia de no cuidar mucho la infraestructura, y ser más reactivos que proactivos, reparar cuando la infraestructura ya no sirve (o cuando el puente ya se cayó). Esto, pese a que con medidas muy simples podrían extender su vida útil, aumentar su funcionalidad y al mediano/largo plazo incluso disminuir costos totales cuando miras el ciclo completo de vida. Estos ahorros no los vez a cuatro años, sino a diez o quince o veinte años, dependiendo del tipo de infra y su uso. Este concepto también aplica a la infraestructura del transporte público, estaciones, calles, ciclovías, y autopistas.”

Red IN-NL.Alfredo Nuñez 3

Sobre la realidad ferroviaria en Chile, Alfredo no duda en defender el regreso masivo del tren: “Vez que puedo, le pregunto a los chilenos que veo en Los Países Bajos si creen que Chile necesita más trenes. Y la respuesta es siempre unánime, ¡Chile necesita más trenes! El tren además de transporte es cultura, patrimonio, historia. Pablo Neruda es hijo de un ferroviario. En Chile muchas de las vías ya existen y necesitan reacondicionarlas, mientras otras deben ser urgentemente construidas. Hay un banco de proyectos listo para trenes de pasajeros, algunos con rentabilidad económica, otros con rentabilidad social garantizada, que solo necesitan el apoyo político para decidir cómo empezarlos y asegurar financiamiento (vía fondos espejo, con el nuevo fondo de infraestructura, junto a otros mecanismos). Además, no hay que olvidarse de la carga, tenemos grandes puertos en expansión que van a funcionar a medias por la inmovilidad en impulsar una conectividad logística acorde a: puerto-tren-hub logístico-camiones-destino. Los primeros pasos que veo cruciales para los próximos años, son el crear una autoridad nacional ferroviaria que destrabe proyectos, facilite y garantice el progreso ferroviario a paso firme, que priorice proyectos y cuando no tenga los recursos garantice un plan de concesiones que beneficie a todos. Yo sueño con una infraestructura ferroviaria completa de sur a norte, y que cada chileno pueda viajar en ella gratis dos veces en la vida: en la niñez para aprender y apreciar lo hermoso que es el país que nos entregan nuestros padres; y en la tercera edad, para agradecerles y que puedan ver el Chile que han ayudado a construir.”